jueves, 3 de septiembre de 2015

El pitcher de los Cachorros Jake Arrieta deja sin hits ni carreras a los Dodgers.

Arrieta lanzó una gema este domingo 30 de agosto para vencer a los Dodgers 2-0. Gabriel Baumgaertner. SI.com. 31-08-2015. Primero fue Billy Hamilton quién arruinó los sueños de no-hitter de Arrieta. Los Rojos no habían conseguido batear de imparable en los primeros seis episodios de su encuentro del 24 de junio de 2014 contra el derecho de los Cachorros hasta que Hamilton despachó sencillo por el medio del terreno para empezar el séptimo. Seis días después, fue el turno del campocorto de los Medias Rojas Stephen Drew para terminar para acabar con otro intento de no-hitter de Arrieta a finales del juego, bateó sencillo con dos outs en el octavo inning. El 16 de septiembre parecía como que Cincinnati caería víctima de un no-no de Arrieta después de todo, cuando este los silenciaba con una mezcla de rectas de más de 96 millas y rectas cortadas durante siete innings. Pero con un out en el octavo, Brandon Phillips descargó un doble sobre el guante extendido del jardinero de los cachorros, Matt Szczur. Arrieta se había convertido en el primer pitcher de los Cachorros desde 1950 en llevar tres intentos de no-hitter hasta el sétimo inning, sin lograr concretar ninguno de ellos. Quizás nunca lanzaría uno. Gracias a una brillante mezcla de ángulos de lanzamiento, una devastadora recta cortada y una decisión del anotador oficial, Arrieta borró tales dudas el domingo. El lanzallamas barbudo lanzó el primer no-hitter de su carrera en un triunfo 2-0 sobre los Dodgers en Los Angeles. Fue el décimocuarto sin hits ni carreras en la historia de la franquicia y la cuarta vez que un pitcher visitante lanzaba un no-hitter en Dodger Stadium, la primera vez desde que Kent Mercker de los Bravos lo hizo el 8 de abril de 1994. “Pensé que esto iba a suceder en algún momento”, le dijo Arrieta a la estación de radio afiliada a los Cachorros WBBM después del juego, antes de dirigirse a la conferencia de prensa después del juego. “Pero nunca puedes predecir el resultado”. Arrieta, de 29 años, completó su agosto impactante con su mejor salida, mejoró su marca a 6-0 con efectividad de 0.43 y WHIP de 0.69 en el mes. Con el triunfo, Chicago abrió la ventaja a 5.5 juegos sobre los Gigantes por el segundo comodín de la Liga Nacional y evitó la barrida a manos de los Dodgers, lideres del oeste de la Liga Nacional, quienes llegaron al juego con una seguidilla de cinco victorias. La discusión de este año respecto al Cy Young de la Liga Nacional ha sido limitada principalmente a Zack Greinke y Clayton Kershaw de los Dodgers y Jacob deGrom de los Mets, pero Arrieta pertenece a la discusión. Con la victoria del domingo, Arrieta se convirtió en el primer ganador de 17 juegos en la Liga Nacional. También ha lanzado 14 aperturas de calidad seguidas, y su efectividad ha bajado hasta 2.11, segunda de la liga. Arrieta ha madurado desde lanzallamas hasta un abridor más juicioso, al aumentar su tasa de inducción de rodados, y depender menos de su recta pesada. Pero aún puede incrementar sus ponches. Él fijó un tope de 12 ponches para esta temporada el domingo en la noche, mostrando una recta cortada chispeante que ha emergido como su lanzamiento principal, uno que se precipita con violencia sobre el plato justo antes de estallar en la mascota. Los Dodgers fallaron toda la noche al tratar de emboscar al derecho de sexto año, con dos notables excepciones. La primera llegó en el tercer inning cuando el segunda base Starlin Castro no pudo manejar una línea de Kike Hernandez; la jugada fue considerada error, aunque hasta Arrieta concedió que pensó que era hit. La segunda sentencia cerrada vino en el séptimo, Cuando Castro se movió hacia su derecha y atrapó una línea de Carl Crawford para terminar el inning. “Su recta cortada fue la mejor que he visto, y es buena en cada apertura”, le dijo el cátcher de Chicago a WBBM. “El comando de su recta fue sobresaliente”. No hay duda de que Arrieta ha incrementado el uso de ese pitcheo desde 6.1 % en 2013 hasta 28.4 % esta temporada de acuerdo a fangraphs.com. La velocidad de su recta no osciló hacia el final de su salida de 116 lanzamientos el domingo, alcanzó las 96 millas en la pistola varias veces en el inning final y ponchó los tres bateadores, Justin Turner tirándole, Jimmy Rollins cantado, y el out final, Chase Utley tirándole. La recta cortada de Arrieta aún no se puede comparar con la de Mariano Rivera, pero es lo suficientemente buena para llevar a un scout a decirle a USAToday, “Las otras son rectas cortadas de ligas menores comparadas con lo que Arrieta está lanzando”. Traducción: Alfonso L. Tusa C.

miércoles, 2 de septiembre de 2015

Joe Kelly está de vuelta

Peter Abraham. Boston Herald. 30-08-2015. New York—Los Medias Rojas se habían cansado de Joe Kelly hacia finales de junio, lo enviaron al Pawtucket AAA con instrucciones de lanzar cualquier otra cosa que no fuera la recta de cuatro costuras. Él era uno de los símbolos de una temporada perdida, un abridor talentoso muy terco para reparar lo que claramente no estaba funcionando. Si Kelly tenía algún tipo de futuro con los Medias Rojas, parecía que sería en el bull pen. “Solo tenía que salir ahí y seguir lanzando. Sabía que eso tenía que cambiar en algún momento. De otra manera no estaría aquí”, dijo él. Ahora Kelly está jugando un papel importante en un resurgir, dando esperanza a la idea de que los Medias Rojas se están construyendo con un propósito. Kelly lanzó hasta el octavo inning, superando a Jacob deGrom, mientras los Medias Rojas vencían a los Mets de Nueva York 3-1, la tarde sabatina ante una multitud de 43255 aficionados en Citi Field. Los Medias Rojas han ganado tres juegos seguidos y cuatro de los últimos cinco. Tienen marca de 10-5 con el manager interino Torey Lovullo. “Estamos en un buen lugar. Estoy muy orgulloso de estos muchachos”, dijo Lovullo. Un equipo en una carrera es un ambiente muy hostil. Nuestros jóvenes vienen aquí y están creciendo ante nuestros ojos”. A los 27 años, Kelly no es un muchacho del todo. Pero desde que hizo su debut en 2012, el derecho ha tenido dificultades para establecerse como un abridor confiable. Eso está cambiando. Kelly tuvo marca de 6-0 con efectividad de 2.68 en agosto. Desde que Pedro Martínez lo hizo en mayo de 1999 ningún pitcher de los Medias Rojas había ganado seis juegos en un mes. El sábado, Kelly permitió una carrera y cinco imparables en 7.1 episodios con dos boletos y dos ponches. Fue la segunda apertura seguida cuando Kelly llegaba al octavo inning, primera vez que lograba eso en su carrera. El compromiso de usar todos sus pitcheos ha funcionado. “A principios de año el era más un tirador, que trataba de caerle a rectas a los bateadores. Sabemos que eso no se puede hacer a este nivel. Él empezó a pitchear”, dijo Lovullo. “Él ha recorrido un camino largo. Está desarrollando algunos lanzamientos. LA confianza está ahí. Tiene tres, a veces cuatro pitcheos activos con bateadores zurdos o derechos en cualquier momento. Eso es muy de élite”. Un buen ejemplo ocurrió en el primer inning cuando Kelly lanzó cuatro cambios seguidos para ponchar a Kelly Johnson y dejó dos corredores en las bases. “Sé que él es un buen bateador de rectas. Tuvimos que lanzar algo que no estuvieran esperando”, dijo Kelly. Hasta el sábado, todas las aperturas de Kelly este mes fueron con el cátcher Ryan Hanigan, un veterano adepto a llamar pitcheos. Hanigan estaba en la alineación pero fue sacado durante la práctica de bateo debido a un dolor en el costado izquierdo. El novato Blake Swihart le recibió a Kelly y nada cambió. “Estuvimos en la misma página todo el juego”, dijo Kelly. Kelly lanzó 30 envíos en el primer episodio, una mala señal luego que los Medias rojas necesitaron que su bull pen trabajara seis innings el viernes en la noche. En los cinco innings que siguieron, Kelly lanzó solo 57 pitcheos y permitió dos imparables, dominando a una alineación de los Mets que llegó al juego promediando 6.4 carreras en agosto. “Luego del primer inning, hablamos de eso. Habia que tratar de ser un poco más eficiente y ponerse adelante en la cuenta”, dijo Kelly. “Eso terminó funcionando”. Kelly empezó el séptimo inning con una ventaja de 3-0 y logró un out antes que Johnson sencilleara. Juan Uribe siguió con doblete impulsor al hueco del jardín derecho. Michael Conforto salió en rodado al cuadro, Uribe pasó a la antesala. Wilmer Flores conectó un roletazo candente hacia el lado izquierdo, pero Pablo Sandoval ejecutó una atrapada lanzándose sobre su cuerpo y se levantó para realizar un gran tiro a primera base y así terminar el episodio. Kelly apretó el puño en su guante. La defensa de Sandoval ha mejorado grandemente en las semanas recientes y esa jugada evitó una carrera. “Jugamos una defensa fenomenal”, dijo Kelly, quien consiguió un out en el octavo inning y entonces salió luego de 102 lanzamientos. “Él encontró su ritmo y se mantuvo más largo en el juego que deGrom. Si me hubieras dicho que esto iba a ocurrir después del primer inning, nunca te hubiera creido”, dijo Lovullo. Los Medias Rojas se poncharon un tope en la temporada de 16 veces ante deGrom y tres relevistas. Pero aportaron la ofensiva suficiente para respaldar a Kelly. deGrom tuvo un juego sin hits ni carreras por cuatro innings, el único corredor que se le embasó llegó en el cuarto episodio cuando Mookie Betts llegó a primera por error. Brock Holt sencilleó para abrir el quinto, pero no ocurrió nada. Cuando la alineación llegó a su tercer turno fue que el juego se inclinó hacia los Medias Rojas. Betts abrió el sexto con sencillo y anotó cuando Sandoval sonó doble al jardín central. Xander Bogaerts bateó una línea hacia el centro y Sandoval hizo pisa y corre hacia tercera. Luego que Travis Shaw negociara boleto, Holt la rodó hacia primera base. Daniel Murphy tenía oportunidad con Sandoval, quien se había despegado bastante de tercera base. Pero se volteó y lanzó a segunda, tratando de buscar el dobleplay. Holt superó el disparo a primera y Sandoval anotó. Swihart sencilleó, para enviar a Holt hasta la antesala. Jackie Bradley Jr. Se ponchó para terminar el inning, pero deGrom tenía 109 envíos y estaba listo por el día. Al enfrentar a Hansel Robles, Betts jonroneó hacia el jardín izquierdo en el séptimo inning. Fue su duodécimo de la temporada. Tommy Layne y Jean Machí retiraron cinco de los seis bateadores que enfrentaron para finalizar el juego. Traducción: Alfonso L. Tusa C.

martes, 1 de septiembre de 2015

Shoemaker domina a los Tigres de su estado natal, lleva a ganar a los Angelinos

Detroit. (AP) Matt Shoemaker creció 30 millas al sur de la Ciudad del Motor, aupando a los Tigres de Detroit. Shoemaker hizo memorable la primera vez que lanzó en el hogar de los Tigres. Llevó un juego de un imparable hasta el octavo episodio, Albert Pujols empujó una carrera y anotó otra y los Angelinos de Los Angeles vencieron a los Tigres de Detroit 2-0 el jueves 27 de agosto de 2015. “Esto fue increiblemente especial”, dijo Shoemaker. “Conseguir una victoria para este equipo, y hacerlo en frente de toneladas de amigos y familiares. Fue grandioso”. Los Angelinos empezaron el día detrás de Minnesota por un juego en la lucha por el segundo comodín de la Liga Americana, con Texas también medio juego por encima de ellos, así que la actuación de Shoemaker fue aún más importante. “Esto es tan bueno como lo que se puede esperar de Matt”, dijo el manager de los Angelinos Mike Scioscia. “Esa es una lineación difícil de enfrentar, no se puede decir lo suficiente acerca de los ajustes que tuvo que hacer”. El cátcher de los Angelinos, Carlos Pérez tuvo un gran crédito en el triunfo, también. De hecho dos de ellos, sorprendió a Anthony Gose en primera base y luego lo hizo out tratando de robar segunda base. Shoemaker (6-9) nació en Wyandotte, fue a la secundaria en Trenton y asistió a Eastern Michigan University, una escuela que tenía una anuncio inmenso en la cerca del jardín derecho. Él dominó al equipo que creció viendo, le permitió solo un imparable de Gose en el tercer inning. “Yo iba a los juegos en Tiger Stadium mientras crecía, e iba a los juegos aquí”, dijo él. “Cecil Fielder siempre fue mi pelotero favorito”. Shoemaker caminó uno y ponchó cinco 3n 7.1 innings. Huston Street lanzó el noveno para conseguir su salvado 31, para terminar el juego combinado de dos hits. Randy Wolf (0-2) lanzó lo suficientemente bien para ganar en su segunda apertura desde junio de 2014. Él permitió una carrera, cinco imparables y dos boletos en siete innings, ponchó cinco. Los Angelinos rompieron el empate a cero con dos outs en el sexto. Wolf caminó a Kole Calhoun y a Mike Trout, y Pujols siguió con sencillo impulsor a la izquierda. “El boleto a Calhoun es la única cosa que deseo poder haber evitado”, dijo Wolf. “Cuando te pones detrás en la cuenta ante Mike Trout, no le das nada que pueda batear, y realmente tuve suerte con Albert. Ese fue un pitcheo terrible, Sali muy bien porque solo fue un sencillo”. Pujols fue atrapado en un corre y corre entre primera y segunda, pero fue tocado antes que Trout fuese capaz de llegar al plato con la segunda carrera. “Albert vio que la pelota se le escapó al cátcher y pensó que podía hacerlo”, dijo Scioscia. “Ellos lo retiraron antes que Mike pudiera anotar”. Mientras tanto, los Tigres seguían perdiendo corredores en las almohadillas, algo que hacen más a menudo que cualquier equipo del beisbol. El veloz Gose fue sorprendido al comienzo del juego y después fue hecho out por Pérez en el sexto. “Se necesita algo más que velocidad para robar bases, y Anthony todavía está aprendiendo eso”, dijo el manager de los Tigres Brad Ausmus. “Si ves a Rajai (Davis), él es un veterano, y tiene la percepción de lo que van a hacer el pitcher y el cátcher”. Detroit lidera la Liga Americana en corredores hechos out en intento de robo y bateando para dobleplay, y está entre los líderes en corredores sorprendidos y hechos outs en el plato. Scioscia sacó a Shoemaker después de retirar a Victor Martínez para empezar el octavo, y el movimiento estuvo a punto de no funcionar. J.D. Martínez metió el primer envío de Joe Smith entre left y center para un triple, pero Smith ponchó a Nick Castellanos y retiró a Alex Ávila para terminar el inning. “No pensé que Matt se estaba cansando, pero el no había hecho esa cantidad de lanzamientos en mucho tiempo”, dijo Scioscia. “Ellos tenían tipos prevenidos que podían sacar la bola del parque, y él se había puesto en cuenta de 3 y 1 con Victor”. Los Angelinos llenaron las base en el noveno contra Bruce Rondón, y Shane Victorino bateó un elevado de sacrificio. Traducción: Alfonso L. Tusa C.

jueves, 27 de agosto de 2015

Preguntas y respuestas con Ken Macha.

David Laurila. Baseball Prospectus. 20-05-2007. En cuatro temporadas como manager de los Atléticos de Oakland, Ken Macha llevó a los Atléticos de bajo presupuesto a un par de títulos de la división oeste y dos segundos lugares. Sus equipos marcaron un porcentaje de juegos ganados de .568, pero eso no fue suficiente para el gerente general Billy Beane. Al citar una “desconexión” entre el manager y sus jugadores, Beane despidió a Macha después de la temporada de 2006. En busca de recargar sus baterías, Macha está trabajando como analista de estudio de antes y después del juego para el canal deportivo de Nueva Inglaterra (NESN), el canal de los Medias Rojas. David habló con Macha acerca de su filosofía como manager, su relación con sus jugadores en Oakland, y patear puertas. David Laurila: Tienes un grado en ingeniería. ¿Cómo influye eso en como piensas como manager? Ken Macha: Los ingenieros son pensadores lógicos, no son reactivos. Si estás construyendo un puente, o diseñando un camión, desarmas cada componente. Hay una lógica en cada paso del proceso. Estás entrenado básicamente para analizar, lo cual es lo que haces como manager. Hay una disciplina mental en la manera como haces tu trabajo. DL: ¿Cómo describirías tu filosofía como manager? KM: Al dirigir en las ligas menores, aprendí desde el principio que los peloteros ganan y pierden juegos, y tu trabajo es hacerlos mejores. Eso empieza desde el primer día hasta el final de la temporada, y ese desarrollo continúa en las grandes ligas. Por una cosa, en el juego de hoy se necesita tener tipos jóvenes de salario mínimo en el equipo para poder pagarle a los tipos de salarios altos. Y si le preguntas a Derek Jeter, estoy seguro que te dirá que aprendió algo acerca del juego recientemente. Entrenar y discutir el beisbol es importante en todos los niveles. Barry Zito ganó un Cy Young lanzando una recta, curva, cambio, pero los bateadores estaban aprendiendo a ajustarse contra él. Le indicamos que debía aprender una slider porque el promedio de los bateadores zurdos contra él era muy alto. Como manager siempre tratas de ayudar a los peloteros a mejorar. DL: ¿Puedes decir un poco más acerca de ayudar a los pitchers a hacer ajustes? KM: Como manager trato de trabajar a través de mis coaches, y fui afortunado de tener tipos como Rick Peterson y Curt Young manejando mi cuerpo de lanzadores, ambos eran excelentes. Lo que haces con los pitchers es observar lo que les beneficia a largo plazo. Tomemos a Dan Haren como ejemplo, queríamos que llegara más lejos en los juegos, lo animamos que lanzara más cambios. Puedes controlar la velocidad del bate con un buen cambio, y también puedes hacer outs temprano en la cuenta, especialmente con bateadores quienes son muy agresivos. Necesitas ubicar tu recta en ambos lados del plato, pero un cambio efectivo es tu segundo lanzamiento más importante. DL: ¿Sientes que los managers son muy criticados cuando los equipos no ganan? KM: Pienso que muchas personas no entienden cual es la descripción de un manager. Yo me molesté un poco hace unos años en Boston mientras se hablaba de Terry Francona. Hal alrededor de 35.000 buenos managers en Fenway Park cada noche, pero hay mucho más en el juego que lo que ellos ven. El beisbol no es solo outs y carreras, trata de dirigir personas. Si estás abajo tres juegos a ninguno con los Yanquis, necesitas mantener a tu equipo enfocado y competitivo. O si estás quince juegos por debajo de .500, ahí es cuando necesitas dirigir. Necesitas asegurarte de que tus jugadores no empiecen a pelear, ni se rindan o jueguen individualmente. Batear y correr, tocar, y todas esas cosas, olvídate de eso. Eso es parte del juego, pero no es la parte más importante. DL: Al hablar de managers modelo, una vez dijiste que acreditabas a Dick Williams por enseñarte los fundamentos del juego. ¿Puedes dar detalles de eso? KM: Dick era profuso cuando se trataba de fundamentos. Si había un corredor en primera base en el noveno inning de un juego empatado, él ponía la seña de toque así vinieran a batear Andre Dawson o Gary Carter, y esperaba que fuesen capaces de ejecutarlo. Ocurría igual cuando se trataba de la defensa. Recuerdo cuando yo jugaba tercera base en un juego donde teníamos una gran ventaja en los innings finales. Había un corredor en primera, y el bateador se abalanzó sobre el envío y terminó bateando un roletazo débil hacia mí, la tome y lancé a primera base para el out. Dick me reclamó con severidad porque no había intentado hacer el dobleplay. Cuando jugabas para Dick no lanzabas a la base equivocada ni ignorabas al cortador en un tiro de relevo, porque de lo contrario lo oirías al respecto. Había un lugar al final de la banca con espacio para sentarse dos personas, si hacías un error mental él se quitaba los anteojos, señalaba el lugar y te llamaba a conversar. A eso es a lo que me refiero con fundamentos. Tienes que saber como jugar bien el juego. DL: Eras el coach de banca de Oakland cuando los Medias Rojas querían entrevistarte para su cargo de manager antes de la temporada de 2002. ¿Qué piensas de que los Atléticos te negaran el permiso de hacerlo? KM: Cuando alguien tiene una oportunidad de moverse y mejorar, se le debe dar la oportunidad. Ahora, si es un movimiento lateral, pienso que un equipo tiene todo el derecho de querer conservar a su gente. Pero si es un movimiento para ascender, privar a alguien de esa oportunidad no está bien. DL: ¿Cómo piensas que hubiese sido tu experiencia dirigencial en Boston? KM: Yo había dirigido en Pawtucket, y leía el Boston Globe todos los días, así que conocía la mayoría de las complejidades. Sabía que el beisbol es así ahí arriba, y entendía como todo es magnificado. Sabía que habría mucha presión. Si hubiese asumido el cargo, y no quiero parecer arrogante, siento que si te enfocas en lo que ha sido exitoso para ti, seguirás teniendo ese tipo de éxito. Se trata de estar preparado cada vez que vas al estadio. Ese ha sido mi mantra desde que he estado en el juego. DL: Los Medias Rojas terminaron empleando a Grady Little en 2002. ¿Qué tan similar eres a Grady Little como manager? KM: Nunca he estado en un cuerpo técnico con él, así que no estaría bien contestar esa pregunta directamente. Puedo decir que aprendí mucho en Oakland, como arman los equipos y como evalúan a los peloteros. Fui como una esponja absorbiendo eso. Pero el beisbol es un juego donde no te puedes colocar en una caja donde solo hay una manera de hacer las cosas. Ser totalmente de la vieja escuela o depender demasiado de las estadísticas, te limita. Necesitas utilizar toda la información que tienes y necesitas ayudar a tus jugadores a desarrollarse. Esa es la manera óptima de dirigir. DL: ¿Cuál fue tu mejor año como manager en Oakland? KM: La temporada cuando estuvimos 15 juegos por debajo fue mi mejor año como manager. Tuvimos muchas lesiones al principio, uno de los más afectados fue Bobby Crosby. Tuvimos dificultades con él ausente de la alineación, cuando regresó nos dio solidez. Regresamos a la pelea, pienso que estábamos aun juego de diferencia cuando él se deslizó contra Sal Fasano y se rompió el pie hacia finales de agosto. Sabíamos como habíamos jugado con Bobby, y sabíamos como jugábamos sin él, esa fue una de las pocas veces que le pedí ayuda a la gerencia. Las personas que tenían el poder de tomar decisiones llegaron a mi oficina y me preguntaron que podían hacer. Les dije “Consíganme a Nomar (Garciaparra)”. Él estaba disponible, y si lo hubiésemos traído él hubiese levantado el clubhouse. Pienso que él nos hubiese propulsado hasta la punta. Eso no ocurrió, porque una de las personas con poder para tomar decisiones reaccionó a mi petición diciendo que Nomar era negativo. Terminamos en segundo lugar. DL: ¿Cuanta influencia tenías en la adquisición de peloteros en Oakland? KM: En Oaklnad, el personal de campo tiene cero influencia en el roster. La gerencia tiene el 100 por ciento del control. Pero sin importar quien toma las decisiones del personal, necesitas que las piezas engranen. Quieres dos zurdos en el bull pen, y quieres tipos en la banca quienes puedan batearle a pitchers derechos y tipos quienes puedan batearle a zurdos. Necesitas que el equipo sea balanceado. DL: Una vez le diste una patada de karate a una puerta del baño para rescatar a Joe Blanton ¿Qué ocurrió? KM: Jugábamos en Seattle, y Joe lanzaba ante Felix Hernández. Algo que tiene Joe es temperamento. Cuando él permite carreras o hace una pobre jugada puede perder la compostura, y algunas veces necesitaba enviar al coach de pitcheo al montículo para tranquilizarlo un poco. En fin, algunas cosas salieron mal en un juego cerrado y entre innings él corría hacia el baño y empezaba a patear la puerta. La pateaba tan fuerte que trabó el pasador de la puerta y no podía salir. Empezó a llamar al guardia del clubhouse, pero este no pudo abrir la puerta. Tampoco pudo Rene Lacheman cuando lo intentó. Así que fui hacia allá y les dije a tos ¡Salgan del camino! Le di una patada a la puerta y saqué a Joe de ahí. DL: Cuando eras el coach de banca de Oakland tenías la reputación de llevarte muy bien con los peloteros. El año pasado se reportó que tenías problemas de comunicación con algunos de ellos. ¿Hay una diferencia real en esas relaciones cuando pasas de coach de banca a manager? KM: Si, la hay, hay una gran diferencia. Pero no hay nada más allá de eso. L mayor parte del tiempo, mi puerta siempre estaba abierta el año pasado, y mi filosofía es que siempre te lo digo de frente. La idea es tener la mejor alineación diaria para ganar, y es imposible mantener felices a todos. Estoy seguro que hay varias personas disgustadas cada año con Bobby Cox y Joe Torre. Adam Melhuse es uno de los tipos quien se quejaba, pero nunca vino a hablar conmigo. Ni una vez. Estábamos en una situación donde necesitábamos ganar, y Jason Kendall hacía un mejor trabajo manejando el cuerpo de lanzadores. Yo sentía que lo necesitábamos más a él en la alineación que a Adam, y se lo había dicho a Adam. Otro par de jugadores también tenían algo que decir, pero a pesar de que la puerta estaba abierta, nadie venía. Todo lo que se ha dicho salió después de la temporada. Antes de eso no había problemas, y he tenido muy pocos en mis años como coach o manager. Y he estado en el juego por largo tiempo. DL: La mayoría de los peloteros dice que estuvieron más que un poco nerviosos cuando debutaron en las Grandes Ligas ¿Le ocurre igual a los managers? KM: Tuve 13 años siendo coach en las Grandes Ligas, y cuatro dirigiendo en las menores, pero cuando te sientas en la banca por primera vez aún te preguntas, “¿Estoy listo para esto?” Cuando observó a los tipos con poca experiencia que llegan a esa posición, no veo como podrán manejarla a menos que de verdad hayan hecho sus tareas. Disfruto ser manager, pero no es fácil. Es el negocio de un hombre. DL: ¿Harás algo diferente la próxima vez que seas manager? KM: No lo creo. Sé quien soy, y se lo que hago. Solo ves una pequeña ventana de problemas cuando miras a lo que ocurrió en Oakland, y si hablas con Trot Nixon o Miguel tejada o Frank Thomas, la lista es larga, todos te dirán que la fotografía que me pinta como una mala persona no es precisa. Es un asunto de reputación y carácter. Tambien hay algo como la percepción y la realidad, y pienso que la mayoría de las personas del beisbol saben quien soy. DL: Este es el primer año en un buen tiempo que no has sido coach o manager. ¿Qué tan diferente miras al juego de beisbol ahora? KM: Es interesante cada noche. El otro día hablaba con Jerry Remy, y él comentaba como no tengo que preocuparme por mi gerente general o acerca de los peloteros quejándose de que no están en la alineación. Pero extraño esa presión diaria. Las personas que no han sido manager no entienden el trabajo que implica el cargo, o que te tomes las derrotas personalmente, pero es algo que disfruto. Espero ser manager de nuevo algún día. Traducción: Alfonso L. Tusa C. Nota del traductor: Números de Ken Macha con Navegantes del Magallanes en LVBP, temporada 1976-77: 63 juegos, 258 turnos al bate, 36 carreras anotadas, 74 imparables, 11 dobles, 2 triples, 3 jonrones, 31 careras empujadas, 9 bases robadas, .287 promedio de bateo.

lunes, 24 de agosto de 2015

¿Un Panda con causa? Pablo Sandoval tiende a mejorar.

Gordon Edes, ESPN. Boston— El presidente de operaciones de beisbol de los Medias Rojas de Boston, Dave Dombrowski no necesita presentación del tercera base Pablo Sandoval. Hace tres años, Dombrowski era victimizado por las pesadillas provocadas por el Panda, Sandoval lideraba a los Gigantes de San Francisco a una barrida de cuatro juegos de los Tigres de Detroit de Dombrowski en la Serie Mundial de 2012. En esa serie fue cuando Sandoval descargó tres jonrones en el primer juego, una actuación magnífica que llevó a Sandoval a ser reconocido como el jugador más valioso de la serie luego de batear .500 (de 16-8) y jugar sin errores al campo. Sandoval no hizo nada dramático en la victoria 6-4 de este miércoles 19 de agosto sobre los Indios de Cleveland, pero su doble a la parte más alta de la pared del jardín central para abrir el inning prendió la mecha de un cuarto episodio de cuatro carreras contra el as de los Indios Corey Kluber. Más importante, sea reflejado o no en las mediciones defensivas que no han sido amigas de Sandoval en toda la temporada, la prueba visual sugiere que Sandoval puede estar ganando su batalla contra la gordura desde que los Medias Rojas admitieron finalmente que su acondicionamiento era un tema a tomar en cuenta. Luego de cometer errores en juegos seguidos en Anaheim saliendo del receso del Juego de las Estrellas, Sandoval tiene ahora 22 juegos seguidos sin una marfilada, mientras despliega una agilidad que ha estado ausente por largos períodos esta temporada. En el triunfo 9-1 del martes sobre la tribu, Sandoval manejó seis lances, mostrando sus reflejos ante un linietazo en el primer inning, tomando a mano limpia una pelota bateada por Roberto Pérez y haciéndolo out sobre la marcha en el segundo, y robándole un imparable a Carlos Santana en un roletazo caliente en el cuarto. El miércoles en la noche, Sandoval inició un dobleplay en el segundo inning, entonces convirtió en outs dos rodados en el noveno inning para apoyar el primer salvado de Junichi Tazawa en 2015. Si esto sigue ocurriendo, los llamados para que Sandoval sea mudado a primera base pueden desvanecerse en su propio empeño. ¿Propaganda inspirada por el Panda? Quedan 42 juegos para que él demuestre que su esfuerzo es sincero. Trabajar duro no ha sido el tema, como el manager John Farrell lo ha enfatizado repetidamente con toda razón. Resistir las tentaciones de la comida ha sido más problemático. “Él está trabajando muy duro tras bastidores” dijo el manager interino Torey Lovullo el miércoles en la noche, “hacer ese tipo de jugadas. Un par de jugadas laterales, una destacada jugada de reflejos, se afincó en sus pies y lanzó a través del diamante. Esas son el tipo de jugadas que esperamos de todos nuestros jugadores del cuadro. “Ofensivamente, él empezó nuestro gran inning con un turno de nueve lanzamientos y un doble contra la pared del jardín central. Él ha estado comprometido, ofensiva y defensivamente, y eso es divertido de ver para nosotros”. Sandoval perdió parte de dos juegos después de ser golpeado el sábado 15 de agosto por una recta de Félix Hernández en el codo derecho, dejándole con un feo hematoma. Fue la sexta vez esta temporada que ha sido golpeado por un pitcheo, igualando su tope vitalicio. Su línea ofensiva .258/ .308/ .392/ .700 todavía está bien por debajo de lo que le gustaría que fuese, pero ha habido dos desarrollos auspiciosos: Uno, después de batear .049 (de 41-2) contra zurdos hasta el 23 de mayo, ha bateado .278 (de 79-22) mientras batea principalmente desde el lado izquierdo. También ha mostrado un poco más de paciencia en el plato desde el receso, ha negociado nueve boletos luego de registrar solo tres en sus 51 juegos previos. Traducción: Alfonso L. Tusa C.